24 de julio de 2014

Ernest Dowson

 

"La breve duración de la vida nos prohibe albergar esperanzas largas". Horacio.

 

No duran mucho, el llanto y la risa,
el amor y el deseo y el odio;
Creo que en nosotros no queda rastro de ellos
una vez que cruzamos la puerta.
No duran mucho, los días de vino y rosas:
surgiendo de un sueño brumoso,
nuestro sendero aparece un instante; luego se cierra
dentro de un sueño.


Ernest Dowson






Poema que inspiró el título de la famosa película de Blake Edwards "Días de vino y rosas", "They are no long, the days of wine and roses" No duran mucho los días de vino y rosas.

Ernest Dowson 1867-1900, estudió en Oxford pero no terminó sus estudios. A Dowson lo marcaron sus excesos, frecuento burdeles y alcoholes, se dedicó a una auténtica vida de bohemia y decadencia, escribiendo relatos, poemas y criticas.
Perteneció a un grupo llamado Rhymer's Club, admiradores y amigos de Oscar Wilde, destacándo el premio nobel Willam Butler Yeats.


"Nom sum qualis eram bonae sub regno Cynarae". Horacio.

"No soy el que fuí cuando gobernaba la hermosa Cynara" 

 

Anoche, ah, anoche, entre sus labios y los míos
!allí cayó tu sombra, Cynara! se derramó tu aliento
sobre mi alma en medio de los besos y del vino;
y triste me sentí y atormentado por una vieja pasión,
si, tan triste que agaché la cabeza
!os he sido fiel, Cynara! a mi manera.

Toda la noche sentí en mi corazón sus cálidos latidos,
la noche entera en mis brazos vació con amor y con sueño;
sin duda los besos de su boca alquilada fueron rojos y dulces;
pero triste me sentí y atormentado por una vieja pasión,
cuando al despertar vi que un cielo gris era el alba;
!os he sido fiel, Cynara a mi manera!.

!He olvidado tanto, Cynara! llevado por el viento,
arrojando rosas, rosas desenfrenadas entre la multitud,
bailando, para olvidar tus pálidas, perdidas azucenas;
pero triste me sentí y atormentado por una vieja pasión,
si, durante todo el tiempo, pues el baile fue largo:
!os he sido fiel, Cynara! a mi manera.

Clamé por música más furiosa y vino más potente,
pero cuando el banquete se acaba y las luces expiran,
!entonces cae tu sombra, Cynara! la noche es tuya;
y triste me siento y atormentado por una vieja pasión,
si, ávido de los labios de mi deseo:
!os he sido fiel, Cynara! a mi manera.  






Pintura de Jose Luis Muñoz



El título de este poema proviene del verso de Horacio, que nombrará a Cinara para referirse a una conocida hetaira, sea como fuere, el poema está dedicado a su pasión, la niña Adelaide Foltinowicz "Missie", pero también no es sólo la belleza del amor perdido lo que popularizó este poema, sino el primer verso de la tercera estrofa "gone whith the wind", por ser el que emplea Margaret Mitchell para el título de su novela y posterior película "Lo que el viento se llevó".