25 de enero de 2015

Los diez pasos


El benedictino Steindl-Rast habla de la experiencia en el monasterio:

"Las personas suelen asociar la vida religiosa a la negación de todos los placeres; ésta es una apreciación errónea. El ascetismo supone la disciplina de los sentidos de manera que se pueda desarrollar aún más la comprensión de la existencia. La vida en el monasterio es un constante entrenamiento, una búsqueda de calidad en el estudio, en la lengua, en la alimentación y en la oración.
Si alguién refina su dieta, se ve obligado a renunciar a determinados alimentos. Sin embargo, a medida que esta dieta comienza a hacerle bien, se da cuenta de que no está realizando ningún sacrificio. Un buen corredor, músico o jardinero -cualquier persona que realiza algo con pasión- se olvida fácilmente de ciertas cosas, pues está concentrado en su arte, lo mismo sucede con el servicio religioso"

Yitzchak Isaac de Kamarna solía usar como ejemplo una tienda de dulces para explicar la búsqueda espiritual:

"Una persona entra en una tienda de este tipo, donde se venden varias clases de caramelos y bombones: lo primero que hace el confitero es ofrecerle una muestra de cada producto, para que pueda hacerse una idea de los sabores. Cuando después de probar un poco de todo, el cliente se decide por algo, el vendedor le dice: Ahora usted si que tendrá que pagar por consumir lo que le dio tanto placer"

Todos nosotros, al inicio de cualquier jornada, difrutamos de lo que se conoce como "suerte del principiante". La muestra gratis de la Luz Divina está plantada en el corazón y se enciende con el mínimo estímulo. Pero, a medida que optamos por ese camino, pasa a ser nuestra responsabilidad pagar el precio -si es que queremos seguir adelante-. La tradición oral enumeró los diez pasos del Camino Espiritual: 

1. La inquietud: la persona siente que debe cambiar su vida, sea por tedio o por sufrimiento.

2. La búsqueda: llega la decisión del cambio. La búsqueda se da a través de libros, cursos, encuentros.

3. La decepción: comienzan las vacilaciones entre los diferentes caminos. El que busca llega a tener conciencia de los problemas y los defectos de los que enseñan. Por mucho que cambie de corriente filosófica, religión o sociedad secreta, se encuentra con los problemas clásicos, la vanidad y ansia de poder.

4. La negación: es habitual abandonar el camino tras constatar que los que están en él aún no resolvieron sus problemas.

5. La angustia: el camino fue abandonado, pero la semilla ya está plantada, la fé. Y crece día y noche. La persona siente desasosiego, tiene la sensación de que descubrió algo y lo perdió.

6. El regreso: debido a otra crisis la persona descubre que su fé esta viva. Y la fé si se cultiva con cuidado, resiste cualquier decepción.

7. El maestro: se trata del momento más peligroso. Sólo son maestros los individuos experimentados. El camino es individual, pero en este momento puede desvirtuarse y volverse colectivo.

8. Las señales: el maestro termina siendo abandonado cuando el camino se muestra por si mismo. A través de las señales, Dios le enseña lo que necesita saber.

9. La noche oscura: se toma las grandes decisiones. La persona cambia de vida y se pone a caminar, a pesar del miedo.

10. La comunión: es el momento en el que, como San Pablo, la propia Divinidad pasa a residir en la persona. El misterio de los milagros se manifiesta con toda su maravilla y su grandeza.


Paulo Coelho








Pintura de Toshiyuki Enoki