7 de enero de 2015

Yo


 Búsqueda

 



Perdí una vez
la vida
en la vida.
¿No te ha pasado nunca?
Es como si perdieras un reloj de arena,
grano a grano, en la arena de una playa.
¿No te ha pasado nunca?
A mí tampoco, pero 
definitivamente la perdí
una vez de esa forma,
y solo
cuando me pierdo dentro de mí mismo
soy capaz de encontrarla.

José Alcaraz

 

Invocación




  
Huya yo del resabio,
del cinismo,
de la imparcialidad de hombros encogidos.

Crea yo siempre en la vida
crea yo siempre 
en las mil infinitas posibilidades.

Engañarme los cantos de sirenas,
tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua.

Que nunca se parezca mi epidermis
a la piel de un paquidermo inconmovible,
helado..

Llore yo todavía
por sueños imposibles
por amores prohibidos
por fantasías de niña hechas añicos.

Huya yo del realismo encorsetado.

Consérvense en mis labios las canciones,
muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.

Por si vinieran tiempos de silencio.

Raquel Lanseros



 Sangrando

 

 

Aquel amor
aquel
que tomé con la punta de los dedos
que dejé que olvidé
aquel amor
ahora
en unas líneas que
se caen de un cajón
está ahí
sigue estando
sigue diciéndome
está doliendo
está
todavía.

 Idea Vilariño


Silencio

 

 

No digas nada, no preguntes nada.
Cuando quieras hablar quédate mudo,
que un silencio sin fin sea tu escudo
y al mismo tiempo tu perfecta espada.
No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.
Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco y silenciosamente
inundará tu pecho de este modo,
sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo. 

Francisco Luis Bernárdez


Esta vez si

 



Ni el más leve atisbo
de emoción en sus ojos,
esta tarde, al cruzarnos.
Me ha mirado
como te mira una pared vacía
donde no queda
nada, ni la sombra
de la huella de un cuadro.
Se ha perdido entre la gente...
Esta vez sí, para siempre.

Karmelo Iribarren 




Silencio





Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.


Octavio Paz


Pinturas de Truls Spedal