19 de septiembre de 2015

Decir adiós



Acércate al oído y te diré adiós.
Gracias porque te conocí, porque acompañaste
un inmenso minuto de la existencia.
Todo se me olvidará en poco tiempo.
Nunca hubo nada y lo que fue nada
tiene por tumba
el espacio infinito de la nada.
Pero no todo es nada,
siempre queda algo.
Quedarán unas horas, una ciudad,
el  brillo cada vez más lejano de este mal tiempo.
Acércate y al oído te diré adiós. Me voy
pero me llevo estas horas.


José Emilio Pacheco








Fotografía de Laura Makabresku