19 de noviembre de 2015

Pequeñas cosas



Una taza de café caliente y un acogedor apretón de manos. El olor de la ropa recién lavada, descalzarte  y echarte sobre la cama. Un baño caliente con olor a flor de arroz y pintarte las uñas. Una insinuación, un abrazo inesperado y un beso robado. 
Esa canción. 
Esa llamada. 
Una noche estrellada, lavarse la cara y acurrucarse. Sentirse amada.
Perfumarse, comer un helado de chocolate y leer un libro.
Respirar el aire puro, volver a contemplar el mar y hundir los pies en la arena fría.
Recibir a un amigo, oler el bizcocho, ver una película, soñar, rozar su piel, besar...


Maryflor