21 de diciembre de 2015

En busca del verdadero amor


En muchas ocasiones una mujer en sus sueños e ilusiones, suele calificar sus sentimientos en los más elevados del mundo. Les pone nombre, los cubre de besos, de suspiros, de cariño, les habla con su silencio, los protege, los convierte en una flor silvestre sin ataduras ni infortunios. Con inocencia, con pureza, con belleza para no romper el encanto de sus sueños.

Vives enamorada del amor ¿Estás segura de que tus lamentos y tus luchas por conquistar a un hombre, no llevan una dosis de equivocación y, a la vez, de ilusión? Date cuenta mujer, que la mirada de un hombre, una palabra galante, un detalle, puede hacer estallar en un instante tu espíritu soñador, condensado por noches de soledad. ¿Estás enamorada de él? o sólo es por sentirte amada?

Deberías darte cuenta que esa orfandad sentimental en la que vives te hace percibir sensaciones engañosas y, tu mente enseguida construye castillos en el aire, y quieres el hombro de un hombre que esté al alcance de tu mirada y de tus manos.

En el amor a primera vista se pierde el parpadeo, no entregues tu corazón en el primer instante o quedarás atrapada en tus propias redes de sueños y de fantasía.



A veces pienso sobre las parejas de las películas, casualmente se conocen por el arte del azar y ahí empieza todo. Si soy sincera, me encanta; creo que de alguna manera todos buscamos el amor mágico de las películas. Un chico malo con moto, uno bueno que está en la biblioteca, un roba corazones o, un hombre que se hunde en un barco que se choca contra un iceberg.
¿Os habéis hecho una idea de lo que me refiero... si somos sinceras con nosotras mismas ¿ha que queremos algo así...?

Pues esa es mi idea del amor, equivocada o no, de eso me he enamorado, de un hombre que me haga sentir mariposas, un galán, valiente, con ideas claras... y podría seguir y seguir. ¿Tengo que bajar mis expectativas porque son de película y no es real? ¿No debo de soñar porque no va a ocurrir?



Cada cual experimenta diferentes formas de enamorarse, no siempre que deseamos, amamos, sin embargo al amar a alguien también sentimos atracción por esa persona.
Si piensas repetidamente en esa persona, si más allá de la atracción consigues visualizarte un futuro con ella, si mentalmente haces planes, construyes cosas a su lado, puedes estar comenzando a enamorarte.
Si disfrutas de su compañía, de su manera de pensar, de sus opiniones; si deseas pasar tiempo a su lado y contentarte con pequeños momentos en aspectos más profundos; deseas lo mejor para él o ella, protegerle incluso a costa de tus propios sentimientos, es posible que estés comenzando a sentir algo más profundo.

El amor no nace de la noche a la mañana, eso es otra cosa. Puede gustarte alguien repentinamente, pero el amor es más pausado, va de la mano del conocimiento de la otra persona. La ilusión y el amor, podríamos decir que son como primos, pero no es sólo eso. Estar enamorado es verlo tal cual es, con defectos y virtudes.



En el fondo de nuestro corazón sólo sabes tú si estás realmente enamorada(o), lo demás son como paños calientes para aliviar tu soledad. Cuentos de hadas.



Nunca renuncies a lo que es importante para tí. Quien te quiere debe respetar tus decisiones, tu propia personalidad, siempre independiente.
Conócete a ti misma, pon tus límites, tu estilo, y porque no decirlo, tus miedos también. Dejar claro como quieres y mereces ser tratada, para que nunca puedan manipularte como crean que pueden hacerlo.

No somos adivinos, nunca os conoceréis a la perfección por eso no siempre se acierta en todo, debes comunicaros todo lo que os molesta el uno del otro. Pueden existir dudas de vez en cuando, pero no tienen que dar problemas sino no es amor. No debe existir dolor en el amor.



A veces nos enamoramos de personas que no debemos, puede surgir con fuerza y no respetar un sin fin de trabas. Muchas veces el amor imposible es un amor prohibido ¿qué debemos hacer? ¿Cómo podemos actuar?

Coge papel y lápiz y escribe con honestidad los motivos por los que ese amor es imposible; evalúa que cosas deberían cambiar para que ese amor dejara de ser utópico; analiza si merece la pena forzar los obstáculos que existen entre los dos, si realmente estás enamorada(o), puede ser pasajero y al final pagar un coste demasiado alto. Imagina cómo sería tu vida renunciando a todo lo que tienes ahora, que problemas te ocasionaría, qué costes y qué sacrificios. Eso también pesa después a la hora de volver a vivir un nuevo amor, nunca se empieza de cero, tu vida ya lleva un bagaje.
Si estás viviendo algo parecido actúa y exige sinceridad, respeto y lealtad. Sólo hay decisiones que dependen de ti ¿lo has pensado?


Nada es imposible... pero merece la pena?.


Maryflor






Pintura de Elena Balbusso