31 de enero de 2016

Una mujer


Los abrazos se fueron como los olvidos, 
fue el final del juego. 

Se escaparon como palomas blancas,
por un espejo. 


Maryflor