7 de febrero de 2016

El indefinible malestar


Mi mal


En vano ansiosa tu amistad procura
adivinar el mal que me atormenta.

En vano, amigo, conmovida intenta
revelarlo mi voz a tu ternura.

Puede explicarse el ansia, la locura
con que el amor sus fuegos alimenta,
puedo el dolor la saña más violenta
exhalar por el labio su amargura.

Más de decir mi malestar profundo
no halla mi voz, mi pensamiento, medio,
y al indagar el origen me confundo.

Pero es un mal terrible, sin remedio,
que hace odiosa la vida, odioso el mundo,
que seca el corazón;

!en fin, es tedio!


Gertrudis Gómez de Avellaneda





Pintura de William Bougerau