17 de febrero de 2016

En el fondo


¿Cómo explicas a las personas que quieres, y que te quieren, que no te entregas completamente a ellas?
¿Que las traiciones que has vivido en el pasado te impiden abrirles el corazón?¿Serviría una explicación para que entendieran esa penumbra que te acompaña allí donde vayas? No temes que tu novio te haya sido infiel, o que tus amigas no te cuenten sus secretos... !no!, no es eso. Podrías decirles que no es una cosas personal, pero dudo de que sirviera de mucho.

El problema es la necesidad de sacar todas las cosas de mi cabeza, necesitaría explicarle a alguien lo mucho que me duelen los recuerdos, las tonterías con que las que se vuelven a abrir las heridas y lo mucho que duelen, como si los años pasados sólo hubieran servido para fortalecerlas. Mis viejos miedos parecen seguir arrastrándose, persiguiéndome hasta lograr alcanzarme.

La culpabilidad me asalta cada vez que me siento infeliz por tener alrededor gente que me quiere, y que no soy capaz de llorar sobre sus hombros, de no llamarles a altas horas de la noche, y hablar sobre mis penas y mis alegrías.

Hubo alguien que me conoció, claro que hubo, quien supo de mis cosas y más, que tuvo paso libre y sirvió para utilizarme y lastimarme.

Quisiera decir que esta es la verdad, y no la máscara de paz y tranquilidad que llevo, que me rompí hace años pero las grietas no son visibles en la superficie. Pero, ¿cómo expresas esto?

Así que sigo manteniendo mi protección de porcelana, para tapar mi rostro de loca y no asustar a quien me rodea, sosteniendo mi tormento y encerrada en mi propia jaula.


Maryflor






Fotografía de Oleg Duryagin