3 de agosto de 2015

Erat Hora



"Gracias, venga lo que viniere" y volviéndose, 
como un rayo de sol sobre flores colgantes
ensombrece cuando el viento las alza a un lado.

Me dejó.

No, venga lo que viniere
hubo una hora iluminada por el sol, y los más altos dioses
no pueden jactarse de nada mejor
que de haber contemplado a su paso esa hora.


Erza Pound







Fotografía de Kiyo Murakami