28 de mayo de 2015

Decepción



A veces he pensado que las expectativas que pongo en los demás son grandes, más tarde, cuando analizo la situación, creo que no, no espero más de lo yo doy, parece justo, ¿no?.

La mayoría de las veces que el desengaño a entrado en mi vida, me he dado cuenta que en realidad eran personas que habían actuado de manera individualista, de forma material, o buscando un provecho personal.

En otros momentos llego a pensar que tengo poca tolerancia a la frustraciones; pero, en cualquier caso, el dolor es tan profundo que, al pasar el tiempo hace que la relación con esas personas cambie radicalmente y para siempre, provocando una daño irreparable en esa relación. Ya nunca será lo que fue.

¿Soy egoísta? ¿egocéntrica?.

Siempre actúo creyendo que los demás van a colaborar, a participar, a acompañar, pero siempre termino de la misma manera, pensando que más hubiera valido actuar sola, sin tenerlas en cuenta, de esta manera me hubiera ahorrado, disgustos, angustia y frustración. 

!Cuántas veces más voy a caer en lo mismo!.

Pero es la única manera que tengo de entender la vida y relacionarme con el mundo. Cada vez que comienzo una relación, no quiero tener la necesidad de pensar mal, no quiero pensar que todo el mundo es cruel, ni vivir siempre a la defensiva. Es espantoso. 

Pero sí me gustaría que la experiencia me haga distinguir a las personas, saber diferenciarlas, y ser un poco más firme para que las desilusiones no se lleven una parte de mi. 


Maryflor